MEDICIÓN DEL DOLOR

Escalas de medición para una correcta valoración del dolor.

El dolor, como cualquier otro síntoma o signo clínico, debe evaluarse adecuadamente. Al ser una sensación emocional subjetiva, resulta muy difícil su evaluación, ya que no existe ningún signo objetivo que nos pueda medir con exactitud la intensidad del dolor.

En un intento de superar estos inconvenientes se han ido creando y validando una serie de escalas para que la valoración del dolor sea individualizada y lo más correcta posible.

 

Interrogación y Exploración
  • Localización: ¿Dónde le duele?
  • Modo de aparición: Fecha de inicio, súbito o progresivo, aspectos desencadenantes.
  • Aspecto temporal del dolor: Nocturno, diurno, permanente, periodos de remisión,â&
  • Características clínicas:
    • Descripción: quemazón, pulsátil, descargas
    • Intensidad: suave, moderado, intenso,â&
    • Repercusión: sobre vida familiar, social y laboral
    • Repercusión psicológica: estado de tensión
    • Efecto y resultados de los tratamientos utilizados

 

Escalas de Medición
Para cuantificar el dolor hay que intentar utilizar escalas de medida, que nos permitan hacer una valoración inicial y comprobar el efecto de los tratamientos administrados.
 
Existen varios tipos de escalas:

Escalas subjetivas:

Es el propio paciente el que nos informa de su dolor. Hay varios tipos:

  • Escalas unidimensionales.
a) Escala verbal simple: dolor ausente, moderado, intenso, intolerable
b) Escalas numéricas: de 0 a 10; donde 0 es ausencia de dolor y 10 el máximo dolor imaginable
c) Escala analógica visual: consiste en una línea horizontal o vertical de 10 cm de longitud donde figuran las expresiones âno dolorâ en un extremo y âmáximo dolorâ en el otro y se corresponden con las puntuaciones de 0 a 10 respectivamente.
d) Escala de expresión facial: muy usada en edad pediátrica, se representan una serie de caras con diferentes expresiones que van desde la alegría hasta llegar al llanto sucesivamente. A cada cara se le asigna un número del 0 al 5 correspondiendo el 0=no dolor y 5=máximo dolor imaginable
 
 
  • Escalas multidimensionales
 
La más conocida es el cuestionario de McGill, cosiste en presentar al paciente una serie de palabras agrupadas que describen las dos dimensiones que integran la experiencia dolorosa (sensorial y emocional) pero además incluye una tercera dimensión que es la evaluativa. Cada una de estas dimensiones tienen asignado un número que permite obtener una puntuación de acuerdo a las palabras escogidas por el paciente; esta puntuación refleja el modo en que éste califica su propia experiencia dolorosa; por su complejidad este cuestionario es poco útil en la valoración del dolor postoperatorio.
 
 
 
  •  Escalas âobjetivasâ
 
Es el propio observador quien va a inferir un valor a la intensidad del dolor que sufre el paciente. Se basa fundamentalmente en la observación del comportamiento o aptitudes que adopta éste. Es importante que el observador tenga experiencia en esta valoración.